viernes, 28 de julio de 2017

EL PARO CIVICO EN VENEZUELA: SALDO AL CIERRE

Al cierre de dos días del llamado paro cívico, nos corresponde hacer un breve análisis de sus resultados, dejando claro que sus consecuencias al mediano y largo plazo estarían por verse en la economía de pequeños y medianos comerciantes.


Primeramente debemos recordar que venimos de cien días de protestas violentas en las calles, donde grupos de la oposición practicaron sus maniobras y tácticas para ejercer el cierre de vías, para muestra de eso el desagradable y funesto saldo de muertos y heridos en esas actividades. Una vez alcanzado cierto grado de consolidación y apoyo por parte de sus afectos, deciden llamar a un paro cívico.


Mas que un paro cívico deberíamos hablar de un secuestro cívico, en un país polarizado como este, la oposición decide guiar a sus adeptos a trancar nuevamente las calles, avenidas y demás vías de circulación, con lo cual, la otra mitad del país se queda encarrada en sus casas bajo las amenazas de ser quemados vivos o acabar víctimas de la violencia si intentan pasar las barricadas. Así que no se trata de una acción voluntaria de la población, simplemente, se articuló un cierre de vías que impide el libre tránsito para quienes desean salir a trabajar o realizar sus actividades normales, llegando al extremo como ya ha sucedido de impedirle el paso a una ambulancia que trasladaba una emergencia hacia una clínica privada.


Al final de la jornada hay una perdida millonaria para los empresarios, comerciantes y familias enteras que hoy en día viven de consumirse sus pocos ahorros, en una economía dirigida por solo dios sabrá por quien, desde la pagina DOLARTODAY en el ciberespacio.


El próximo lunes tendremos el mismo país, quizás peor, los comerciantes cargarán sus perdidas de los días de paro sobre sus productos a la venta en jugada maestra enlazada con el dolar paralelo o dolar negro, ningún mesías del extranjero vendrá a cambiarles la vida, eso solo cambiará cuando nos demos cuenta que necesitamos paz, trabajar, producir y ofrecerle estabilidad a quienes deseen invertir en nuestro país.