lunes, 14 de noviembre de 2016

CIBER ESPIAS


Mucho tiempo ha pasado desde que surgió el mundo de los espías, antes, utilizaban métodos de observación directa, notas, mapas, fotos, esto ha cambiado mucho con la tecnología y la informática.

El nuevo escenario de los espías modernos, lo encontramos en el llamado quinto elemento, la Internet, la súper autopista de la información, allí cada día millones de personas se conectan desde diferentes terminales, PC, portátiles, teléfonos, tabletas, etc. Adicionalmente, surge el llamado "Internet de las cosas", carros, casas, industrias, máquinas y hasta neveras se conectan a la gran red, intercambiando datos de sus usuarios y dejando su huella digital.

Esta huella digital deja muchos datos nuestros, nombres, fecha de nacimiento, seguro social, dirección de domicilio, fotos, contactos, familiares, gustos de compras, teléfonos, datos médicos y muchos otros más que conforman un gran tesoro para otros.


Los hackers inundan la red, buscan datos confidenciales, claves, números de tarjetas, accesos, documentos y demás piezas claves que les haga ganar dinero vendiendo la información o usándola para la extorsión.

Esto nos hace reflexionar sobre cuán grande y delicada pueda ser nuestra huella digital, que datos suministramos, que compartimos y que dejamos en el ciberespacio.

Personalmente recomiendo usar la red en el caso más estrictamente necesario, investigar temas académicos, compartir datos no importantes y evitar las redes sociales. Los teléfonos inteligentes dejan en la red muchos datos nuestros, hoy en día se han convertido en la mayor vulnerabilidad, además, de las grandes probabilidades que existen de extraviarlos y que su contenido caiga en manos de terceros.

Usemos la Internet con conciencia y eduquemos a nuestros hijos en eso.