LA FABULA DEL CACHORRO

He querido compartir con mis lectores un cuento fabulado, que en ocasiones, cuando me reunía con otros compañeros policías, se lo relataba para ilustrarlos sobre la importancia de la labor preventiva en materia de seguridad:

La fabula del cachorro


Imaginemos que un dia de paseo, vamos al parque o caminando por la calle, nos conseguimos un dulce y tierno cachorro, su mirada y dulzura nos atrae y decidimos llevarlo a nuestra casa. Al llegar a nuestro hogar, los niños lo reciben con alegria, de inmediato pasa a formar parte de la familia. El cachorro como todo ser vivo que comienza su vida, no tiene ningun aprendizaje, ni bueno ni malo, es un lienzo en blanco, listo para ser moldeado.

Al principio, es tierno y jugueton, pasa el dia brincando de habitacion en habitacion del hogar, corriendo por los pasillos, juega, muerde los zapatos, los muebles, gruñe y corre, parece gracioso y nadie le pone reparo, pero el tierno cachorro sigue creciendo, rapidamente.

A los meses alcanza cierto tamaño y peso, sus juegos son bruscos, no esta acostumbrado a la disciplina, nunca la tuvo, corre, se lleva ppr delante a las personas, muerde y hace daño, como medida facil, los miembros de la casa, en vez de comenzar el arduo trabajo de imponerle disciplina, deciden limitarle el espacio, que no pase a los cuartos.

Mas adelante, tiene un año, es enorme, un perro grande, pesado, tosco y con caracter, ya los niños no juegan con el, la mama de la casa, le da miedo acercarse y limitarlo, mucho menos darle de comer, mordio a un vecino, mordio a un visitante de la familia, se decide pasarlo al patio de la casa y encerrarlo.

Aquel dulce y tierno cachorro, bello e inocente como todos, nunca conocio la disciplina y tampoco sus limites en la convivencia con otros, pudo ser un perro fiel, leal, amoroso, pero quienes lo criaron, hicieron de el una criatura casi salvaje y agresiva, ahora nadie lo puede tocar, es peligroso para ellos y la sociedad, ellos perdieron la capacidad de controlarlo, ahora no hay muchas opciones.

En la vida real, todos los seres nacemos inocentes, dulces, tiernos, necesitamos afecto y tambien disciplina, valores, elementos que nos enseñen a vivir en sociedad, todo esto se debe recibir en una etapa temprana de la vida, cuando estamos en pleno proceso de formacion, luego es tarde.

Esta historia fabulada nos debe hacer reflexionar sobre la importancia del hogar, en la formacion de los futuros miembros de la sociedad, alli se aprenden los valores morales basicos y se crea la disciplina personal para covivir con ellos, los padres son los primeros responsables, amor, valores, disciplina, educacion e instruccion.

Si el hogar presenta problemas, los primeros signos de esto se manifiestan en la escuela, alli los maestros deben estar atentos, corregir y orientar, luego los vecinos y finalmente los organos de seguridad ciudadana y los problemas sobrepasan todo lo anterior, aplicando la normativa legal, corrigiendo a tiempo. Los grandes mafiosos, delincuentes y asesinos, comenzaron con infracciones leves, de transito, de convivencia, pero quizas, ningun mecanismo social se activo, ningun hecho producido por ellos dio en los demas una señal de alarma.

Siempre es mejor reprender y orientar a un niño que tratar con un jefe de banda criminal organizada, los correctivos a tiempo pueden salvar muchas vidas y evitarle a la sociedad muchos problemas amargos, debemos darle mucha mas importancia a la prevencion.

Entradas populares de este blog

¿DIOS EXISTE?

EL MEJOR TABACO DEL MUNDO: CRISPIN PATIÑO DE LA FÁBRICA BERMUDEZ, HECHO EN VENEZUELA

SEGURIDAD: PROFESION O NEGOCIO?