lunes, 19 de mayo de 2014

SEGURIDAD LABORAL

Este es un tema de gran importancia, dado que son muchos los riesgos que se pueden correr dentro de nuestro ambiente de trabajo, dependiendo siempre del tipo de profesión que desempeñemos.

La recomendación de salud e higiene laboral debe ir dirigida al tipo de labor que se cumple y el medio ambiente en donde trabajamos.

Por ser algo muy general y diverso, lo esencial sera contar con nociones básicas de seguridad e higiene en caso de que trabajemos por nuestra cuenta y en caso de ser empleados, respetar las normas que establece la constitución o empresa donde laboramos.

Aquí unas recomendaciones útiles que conseguí en la red:

Principios para el diseño del puesto de trabajo.
  1. El puesto de trabajo es el lugar que ocupa el empleado cuando desempeña su actividad laboral.
  2. Un diseño adecuado del puesto de trabajo posibilita evitar enfermedades relacionadas con las condiciones laborales deficientes y aumenta la productividad.
  3. El diseño del puesto de trabajo debe corresponderse las características y necesidades del trabajador y las tareas que debe desempeñar.
  4. Si el puesto de trabajo está diseñado adecuadamente, el trabajador podrá mantener una postura corporal correcta y cómoda.
  5. Al diseñar un puesto de trabajo es necesario considerar varios factores ergonómicos, entre ellos la altura de la cabeza, la altura de los hombros, el alcance de los brazos, la altura del codo, la altura de la mano, la longitud de las piernas y el tamaño de las manos y del cuerpo.
  6. Cuando se piense sobre cómo mejorar un puesto de trabajo recuerde esta regla: si parece correcto, probablemente lo sea.
Si parece incómodo, probablemente existe algún error en el diseño, no es culpa del trabajador.
  • El agua para beber. Debe ser potable y fresca, suministrarse mediante bebederos higiénicos ubicados a una distancia conveniente y en proporción adecuada al número de trabajadores. Estos bebederos deben contar con dispositivos que impidan que la boca de una persona pueda ponerse en contacto directo con el extremo de salida del agua.
  • El control de vectores. Se puede definir como el conjunto de medidas que deben aplicarse para lograr que la densidad de vectores (moscas, cucarachas, roedores, etc.) disminuya a una magnitud que deje de ser un problema sanitario.
  • El control de los residuales líquidos. Al considerar la relación entre la salud humana y el agua ineludiblemente se ha de señalar que la necesidad de suministro de agua potable implica el establecimiento de sistemas sanitarios de eliminación de excretas y aguas residuales que preserven de la contaminación de las aguas y el suelo.
  • El control de los residuales sólidos. La basura que se produce en un centro de trabajo sin un control sanitario adecuado produce afectaciones de carácter estético, la contaminación del medio ambiente y problemas relativos a la salud humana derivados de la proliferación de insectos y roedores, vectores de enfermedades.
  • Las instalaciones sanitarias. Todo lugar de trabajo debe contar con un número adecuado de instalaciones sanitarias. Ellas deben guardar una proporción con el número de empleados que las utilizan y ubicarse en lugares convenientes y a distancias adecuadas de los puestos de las áreas de labor.
  • La ventilación. Una buena ventilación es muy importante. Las oficinas y otros lugares donde se trabaja deben ventilarse natural o artificialmente, o de ambas formas, de manera adecuada, mediante la introducción de aire nuevo o purificado. En circunstancias normales, deben introducirse entre 30 y 40 m3 de aire por persona cada hora, según el clima local. En todo lo posible, y hasta el grado en que las circunstancias lo permitan, deben tomarse medidas para lograr que en los locales se mantenga el aire con un nivel de humedad adecuado.
  • La iluminación. Es uno de los factores más importantes en un centro de trabajo. Una iluminación correcta permite al trabajador realizar su labor en un ambiente confortable y seguro. Tanto el exceso como la escasez de ella, expone al empleado a los accidentes de trabajo o a ciertas patologías oculares.
  • Las ventanas. Es bueno tener algún contacto con las variaciones atmosféricas y el cambio de estación, porque, sobre todo, en el clima cálido produce sensación de calor y es causa irritación y molestias.
  • El mantenimiento y la limpieza. Es importante que se observe una escrupulosa limpieza, porque algunas clases de polvos pueden estar llenos de gérmenes. Por eso, la limpieza debe realizarse de manera que se levante la menor cantidad posible de polvo. Los bombillos y lámparas de luz fría, así como las ventanas, deben limpiarse periódicamente para evitar que se deposite el polvo y ofrezcan una iluminación. La limpieza debe realizarse de forma programada según las características del local y, sobre todo, se debe educar a los trabajadores y usuarios a cuidar la limpieza. Las estadísticas revelan que la incidencia de enfermedades disminuye notablemente si el teléfono se desinfecta sistemáticamente.
  • Los comedores. Todo lugar de trabajo deberá disponer de un comedor obrero, separado de las oficinas, destinado exclusivamente al consumo de alimentos, sobre todo, cuando la labor exige la permanencia de los trabajadores por períodos de 4 horas o más. Se deben disponer las mesas en número suficiente y cumplir los requisitos higiénico-sanitarios de manipulación, elaboración y almacenamiento de los alimentos.
Referencia: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol12_5_04/aci05504.htm